viernes, 3 de marzo de 2017

Red Bull y C21 BeBrave: El éxito a través del marketing

En la última entrada de este blog se dijeron afirmaciones tales como  además de elegir un buen producto, debemos sacarlo a la luz de manera única y original”, “clientes cuyo objetivo es la demanda de algo diferente, único, original y, en la medida de lo posible, algo nunca antes visto” o “no debemos centrarnos solo en la utilidad del producto, sino en sacarle el mejor partido, darlo a conocer y ofrecer a los demás la posibilidad de sentirse identificados con él”.

Si bien en la teoría parece una función sencilla, es en la práctica en la que realmente nos damos cuenta tanto de la complejidad que conlleva ese acercamiento al consumidor como la gran relevancia que ello conlleva. Por este mismo motivo, me gustaría dedicar esta entrada a poner usa serie de ejemplos con el fin de fundamentar todo aquello que se afirmó previamente.

En primer lugar, como una de las marcas líder de su sector, considero que Red Bull merece especial mención, pues es su filosofía de marketing probablemente la mayor razón de su éxito a nivel mundial. Y es que la marca no dedica su presupuesto exclusivamente a la venta de su bebida energética, sino que pone mucho empeño en llegar al consumidor a través de actividades varias tales como la presencia u organización de eventos deportivos de riesgo, anuncios televisivos, patrocinios de deportistas, la creación de un canal propio en las redes e incluso, la posibilidad que te ofrece de publicar en su página web a todos aquellos consumidores que deseen enviar un vídeo practicando algún deporte (de riesgo en su mayoría de veces).


De todas ellas, me gustaría destacar la participación en eventos deportivos de riesgo como fórmula 1 o las competiciones BMX  en las que cantidad de deportistas realizan, con sus bicicletas y patrocinando a Red Bull, gran cantidad de acrobacias de alto riesgo. La marca no solamente participa en eventos, sino que los organiza ella misma. Con todo ello, la marca consigue elevar su eslogan “Red Bull te da alas” a niveles extremos, convirtiéndose de ese modo en la marca de las emociones extremas. Así, los consumidores a los que les guste la adrenalina, se ven identificados y atraídos por la marca, llegando, inconscientemente, a consumir Red Bull, pues se ven reflejados en la marca.

En segundo lugar y completamente opuesto al ejemplo anterior, me gustaría mencionar a los relojes que vende C21 BeBrave, una pequeña empresa que está empezando a surgir. Si bien el producto de la marca son sus relojes, es su trasfondo humano el que atrae al consumidor. Para poder explicarme de manera clara, acudiré a mi propia experiencia.


Como cada año, la Vogue Fahion Night Out, hace un par de años,  hizo que muchísimos españoles salieran a las calles más comerciales de Madrid a disfrutar de una noche en la que las marcas y las compras eran el principal foco de atención. Ese año me invitaron a una carpa que se montó en la calle Velázquez, que fue el primer momento en que supe de la existencia de C21 BeBrave. Dos de sus creadores se dedicaron toda la noche a difundir su marca. Sin embargo, no me hablaron únicamente de sus relojes, es decir, su producto, sino que el principal foco de atención fue su objetivo social, la construcción de un colegio en un pequeño pueblo africano.

A día de hoy, dos años más tarde, su página web, además de la venta de su producto, contiene diversos mensajes como “hemos nacido para vivir y decirte que tú también puedes ser dueño de tu vida”, “solo tenemos una vida, pero ésta será suficiente si se vive bien” o “queremos conquistar, demostrar nuestro talento, superar nuevos límites”. No se trata de comunicar atributos del reloj tales como la calidad o el precio, sino que se trata de una serie de mensajes cuyo objetivo fundamental es llegar a la parte más humana del consumidor. Es la causa benéfica, sus eslóganes motivadores y su apariencia de humildad y bondad las que atraen a miles de jóvenes a comprar y llevar, orgullosos, sus relojes.


Si bien podrían ponerse infinitos ejemplos, considero que a través de la contraposición de las dos marcas mencionadas podemos hacernos una idea de la inmensa relevancia que tiene el marketing para la marca. Ya no se trata de sacar a la luz un producto, sino de crear una marca que enganche, que comunique, que se identifique con sus consumidores. ¿Cómo? Pues fundamentalmente, a través del marketing que han llevado a cabo. De nuevo, vemos y afirmamos la gran importancia e incidencia en nuestra vida que tiene el marketing.

No hay comentarios:

Publicar un comentario