martes, 11 de abril de 2017

El marketing de las emociones

Nadie duda de la gran relevancia que tiene para el marketing tomar decisiones acerca de la elección del producto, el diseño, la marca, el precio, los medios a través de los cuales se va a difundir o las estrategias a llevar a cabo. Ahora bien, ¿qué tienen todas ellas en común? O mejor dicho, ¿qué debería tenerse en cuenta a la hora de su elección? Si bien es cierto que el ser humano es un ser racional, no podemos olvidar el gran poder que tiene nuestra mente y emociones a la hora de tomar un camino u otro. Por ello, para tomar decisiones relativas al proceso de compra que llevarán a cabo los consumidores debemos tener presentes el factor emocional, pues puede ser un gran condicionante en sus elecciones. De hecho, ya se está empezando ha hablar en las redes de un “Marketing de las Emociones”.


 Existen estudios que afirman que la mayoría de las decisiones de compra se basan en creación de conexiones emocionales con el consumidor, hasta el punto de poder decir que lo que se vende y compra son emociones. El verdadero desafío para las empresas se encontraría, de esta manera, en capacidad de generar experiencias que resulten emocionalmente intensas en el proceso de venta.

La finalidad de este tipo de marketing se convierte en la creación de actitudes y acciones favorables frente a un determinado producto. Para ello, la empresa, concretamente el departamento de marketing, deberá examinar cuales son las emociones que debe satisfacer para así, posteriormente, ofrecerlas y venderlas. Lo que realmente se consigue con eso es la creación de expectativas en los individuos a la hora de la compra de su producto o servicio.

Uno de los ejemplos mas claros de ello es la publicidad emocional que observamos diariamente en la televisión. A través de dichos anuncios, como consumidores asociamos aquello que se trata de promocionar con valores como deseos, anhelos e, incluso, aspiraciones internas.

A modo de ejemplo, de entre muchos otros, los anuncios de colonias, en vez de vender directamente su producto con sus características principales o describiendo el aroma, venden una historia de amor tras la que se publicita la colonia en un segundo plano. En los anuncios de la lotería de navidad, no se explica la fecha, las características del juego o la cantidad que puede llegar a ganarse, sino que el anuncio se convierte en un pequeño corto cuyo final suele emocional al consumidor, pues han llegado ha sacarle las lágrima a más de un observador. Recurren también a este sistema los anuncios de cerveza, en los que prima, en un primer plano, la diversión, los amigos, la familia o el verano, pero no lo que contiene la cerveza o por qué su sabor realmente es diferente al de la competencia.


Con ello podemos pararnos a pensar si realmente nos encontramos ante decisiones de compra racionales o puramente emocionales. ¿Existe una decisión lógica tras la compra de un producto? Si bien es cierto que en muchas ocasiones compramos cosas que necesitamos, como puede ser un par de zapatos, un vaquero, productos de limpieza, un perfume o un coche; el motivo por el que nos decantamos ante una marca u otra reside, en la mayoría de casos, en las emociones e incluso me atrevería a decir, en las aspiraciones que tenemos de nosotros mismos y en aquello que asociamos a la imagen que queremos que se tenga de nosotros mismos.


martes, 4 de abril de 2017

La cara oculta del Big Data

Si bien se ha afirmado, tanto en la entrada que precede a esta, como en la inmensidad de artículos, estudios y prensa, que el Big Data ha supuesto una oportunidad de negocio para las empresas; podemos encontrar diversos puntos negativos que nos llevan a preguntarnos si realmente estamos ante una ventaja o una desventaja para el mundo empresarial, y concretamente el área de marketing.

El objetivo de este artículo será dar a conocer algunas de las principales desventajas que, complementadas con los puntos a favor que se describieron previamente, nos aportan algo de información para poder elaborar, por nosotros mismos, un juicio de valor acerca de esta herramienta y concluir si, en definitiva, estamos hablando de un avance o si, realmente, hemos creado una desventaja para ciertas unidades económicas.

Es evidente que para las personas dedicadas a elaborar estrategias de marketing, los datos han supuesto una ventaja, pues suponen la posibilidad de acercarse a sus consumidores, lo que supone un conocimiento mucho más intenso sobre su mercado potencial. Es más, actualmente parece que si una empresa no maneja datos, se encuentra en una posición inferior a aquella empresa dotada de un departamento de marketing con la mejor y más actualizada tecnología.


Ahora bien, el Big Data, como toda técnica, tiene sus puntos débiles que pueden suponer una fuente de problemas. El uso de datos y su explotación por las empresas implica el surgimiento de nuevas complicaciones que, sin el uso del Big Data, jamás hubieran aparecido.

En primer lugar, en la búsqueda de datos se dan distintas velocidades. Quienes disponen de los medios necesarios logran una ventaja competitiva muy beneficiosa, pues en cuestión de segundos obtienen gran cantidad de información. Sin embargo, esta ventaja no está al alcance de todas las empresas que, por lo general, van a necesitar amplios recursos y conocimientos para poder disponer de la información necesaria. De hecho, se ha realizado un estudio en el que más del 50% de las empresas analizadas no considera tener el presupuesto necesario para poder desarrollar este tipo de estrategias, dejando a las empresas más grande tomar una posición aún más avanzada.

Además, el marketing podría estar cambiando tanto que el propio empresario no sabe como manejarlo y adaptarse a él. Con ello quiero decir que, si bien antes existían unas estrategias determinadas tales como la publicidad, la localización de la sede o el diseño del producto, ahora contamos con nuevos instrumentos tales como las redes sociales que suponen un mundo completamente novedoso al que cuesta adaptarse, y más si lo que tratamos es de asumir una nueva cultura basada en datos encontrados en la plataforma. No hay que olvidar que estamos hablando de un mercado reciente y que no todo el mundo tiene facilidad para conocerlo y manejarlo a corto plazo. 


Se está cambiando completamente el modo de operar en los negocios y, si bien no cabe duda de al enorme ventaja que supone a las personas dedicadas al marketing estar abierto al mundo real a través de una plataforma como internet; todo ello supone un enorme coste inicial, la adquisición de amplios conocimientos y una nueva dificultad de posicionarse en el mercado, pues las multinacionales tendrán menores dificultades para abrirse al mundo, generando la ya mencionada ventaja competitiva.


sábado, 1 de abril de 2017

Big Data: oportunidad de negocio

No es novedad el hecho de que actualmente vivimos en un mundo conectado, un mundo a través del que la información navega en la red a una velocidad prácticamente instantánea que permite la comunicación a cualquier parte del mundo, estemos donde estemos. Y, como no podía ser de otra manera, ello ha supuesto una gran ventaja para las empresas, que se han visto afectadas de una manera muy positiva por la posibilidad de acceder a un mercado global. En la presente entrada, se tratará uno de los temas que poco a poco va haciéndose más y más relevante, sobre todo a nivel empresarial y, sobretodo, al área que nos concierte, es decir, al marketing. Nos referimos al fenómeno del Big Data.


Podemos empezar a tratar el tema mediante una pequeña definición de lo que podría entenderse como Big Data. Así, decimos que Big Data es la gestión, procesamiento y análisis de volúmenes enormes de datos. De entre dicho datos podemos destacar, por ejemplo, los mensajes en las redes sociales, las señales de móvil, archivos de audio, emails o datos de encuestas. Con ello, podemos decir que su objetivo principal es manejar y convertir los datos en  información que nos valga para facilitar la toma de decisiones.


Al hablar de Big Data, en todo artículo se hace mención a sus características principales o 3 v’s: velocidad, volumen y variedad. Entendemos como velocidad la rapidez con la que se adquiere, analizan y procesan los datos, permitiendo una toma de decisiones inmediata y a tiempo real. Por otro lado, con volumen nos referimos a una cantidad de datos que superan la capacidad de los software convencionales. Por último, la característica de la variedad atiende a la posibilidad de incluir todo tipo de fuentes de datos, incluso aquellas a las que no se podía acceder de forma tradicional, como puede ser todo tipo de comentarios en las redes sociales.



Poder acceder a la inmensa cantidad de datos que navegan por la redes supone, para la empresa, una oportunidad de negocio, pues les permite entender el perfil, necesidades, sentir, gustos y demás características de sus clientes respecto a los productos y servicios que se adquieren. De hecho, a día de hoy, se ha afirmado en varias ocasiones que el Big Data se ha consolidado como uno de los elementos esenciales en las estrategias de las compañías pues, como se puede observar, ahora la empresa puede acceder a un mercado amplísimo y, además, en su versión más sincera ya que en las redes sociales se emiten todo tipo de opiniones y debates sobre todo tipo de temas.

Si una de los objetivos básicos del marketing es dar a conocer el producto, hacer que el consumidor se sienta identificado con el producto, la marca y la propia empresa, ¿qué mejor opción que conocer al consumidor y recibir de él, directamente, sus más sinceras opiniones? Pues como ya se puede ver hoy en día, las redes sociales han permitido generar cantidad de debates, discusiones y opiniones sobre temas de actualidad, temas tan variados como son, en muchas ocasiones, productos y servicios adquiridos.


Con ello podemos concluir que, como buen estratega de marketing, debemos conocer todo tipo de medios que, de alguna manera, nos ayuden a conocer mejor el mercado potencial que nos rodea para, de esta manera, ajustarnos a los clientes y entrar en sus mundos, generando así parte de éxito empresarial.